Oración a San Benito contra enemigos y envidias

oraciones 696 Visitas

ORACION A SAN BENITO CONTRA ENEMIGOS Y ENVIDIAS

Debes realizar esta oración toda vez que sientas temor, miedos, angustias, depresión o sientas que alguien te desea el mal, te envidia, sientes que no puedes avanzar, que todo te sale mál, o que no sale lo que tu deseas, como que estuvieran quieto en un lugar y no puedes seguir . Hazla por favor con todo tu amor, de corazón y con mucha fé.

SAN BENITO

Es considerado patrón de Europa, proclamado por el papa Pablo VI mediante la Carta apostólica «Pacis nuntius» y patriarca del monaquismo occidental. Fundó, como sabemos, la Orden de los Benedictinos

Este santo nació en Nursia (Italia) en el año 480. Su familia era noble y de entre ella, podemos mencionar a su hermana Escolástica, que al igual que él, es también santa.

Estudió en Roma, pero tras esta formación decidió retirarse a Subiaco y alejarse de la vida de la ciudad. Quería llevar una vida de oración, estableciéndose en una cueva donde permanecería durante varios años. Nadie conocía de su existencia, hasta que pasados los años lo encontraría un monje.

Oración a San Benito contra enemigos y envidias

Oh glorioso San Benito,
modelo sublime de todas las virtudes,
vaso puro de la gracia de Dios.
Heme aquí, humildemente postrado ante ti.
Imploro tu corazón lleno de amor para que intercedas
por mí ante el trono divino de Dios.

A ti recurro en todos los peligros que a diario me rodean.
Protégeme contra mis enemigos,
contra el maligno enemigo en todas sus formas
e inspírame a imitarte en todas las cosas.

Que tu bendición esté conmigo siempre,
de modo que pueda huir de todo lo que no es agradable a Dios&
y evitar así las ocasiones de pecado.

Dulcemente te pido,
que me consigas de Dios los favores y gracias
de las cuales yo estoy tan necesitado,
en las pruebas, en las miserias y en las aflicciones de la vida.

Tu corazón siempre estuvo tan lleno de amor, compasión y misericordia
hacia los que estaban afligidos o con problemas de cualquier tipo.

Tú nunca has despedido sin consuelo y asistencia
a cualquiera que haya recurrido a ti.
Por lo tanto, invoco tu poderosa intercesión,
con esperanza y confiado en que tú escucharás mis oraciones
y me alcanzarás la gracia especial y favor que tan seriamente te imploro
(pedir el favor a recibir)
si es para la mayor gloria de Dios y el bien de mi alma.

Ayúdame, Oh gran San Benito, vivir y morir como un hijo fiel de Dios,
que sea siempre sumiso a Su santa voluntad,
para lograr la felicidad eterna del cielo.

Compartir

Comentarios